Blog UTEC

Todas las novedades

y mucho más

Claves para mejorar la agilidad empresarial

Compartir

Claves para mejorar la agilidad empresarial

Compartir

Para comenzar, debemos tener en cuenta qué es la agilidad empresarial. La agilidad empresarial es la capacidad de una empresa de cubrir los siguientes puntos de gran importancia:

  1. Adaptarse rápidamente a los cambios del mercado de manera interna y externa.
  2. Contestar en poco tiempo y con flexibilidad a las peticiones de los clientes.
  3. Adaptar y liderar el cambio de manera productiva y rentable sin disminuir la calidad.
  4. Estar continuamente en ventaja ante la competencia.
  5. Apreciar el talento de los jóvenes.

 

De forma concisa, podemos decir que la agilidad empresarial es la manera proactiva y con seguridad en la que una empresa percibe el cambio y actúa ante él para ofrecer valor comercial a los asuntos empresariales cotidianos más rápidamente que la competencia. Si bien hay muchas formas diferentes de agilidad empresarial, las organizaciones ágiles exitosas comparten un conjunto de prácticas novedosas y rasgos distintivos que incluyen:

  1. Tienen un propósito común que permite la creación colectiva de valor, actúa como guía y permite reimaginar nuevas estructuras operativas y nuevos modelos de creación de valor para todas las partes involucradas (clientes, empleados, socios y partners).
  2. Tienen un liderazgo compartido y transformador. Líderes con credibilidad, autoconfianza y constancia, capaces de comprender e inspirar a los demás, conectar emocionalmente y conseguir una mayor identificación de sus colaboradores con el propósito compartido y los objetivos de la organización.
  3. Tienen suficientes profesionales con la capacidad de equilibrar efectivamente la explotación del negocio actual y la exploración de nuevas oportunidades. Alertas ante las nuevas oportunidades y que actúan como conectores, buscan siempre construir enlaces internos y externos, favorecen la innovación abierta y son creadores natos de capital social.
  4. Trabajan a través de una red de equipos flexibles, multidisciplinares y capacitados porque facilita la innovación y hace posible que las personas emprendedoras dentro de la organización opten por aquellas contribuciones que más les motivan y que mejor se alinean con sus propias habilidades.
  5. Utilizan ciclos rápidos de decisión y aprendizaje. Trabajan en ciclos rápidos de pensamiento y acción, dividiendo el trabajo en ciclos pequeños; ejecutando en ráfagas breves, siguiendo metodologías ágiles y equipos autogestionados con pasión por lo que hacen.
  6. Aprovechan las tecnologías exponenciales para impulsar nuevos productos y servicios y nuevos modelos de negocio basado en plataformas y ecosistemas.

 

Sin embargo, lo más importante es saber cómo implementamos estos elementos en las organizaciones. Podemos establecer un nuevo marco jugando con dos vectores: la agilidad en el cambio y la agilidad en los resultados:

Los que son ágiles en el cambio:

  1. Disfrutan trasteando las cosas.
  2. Introducen nuevas perspectivas a menudo.
  3. Se esfuerzan para mejorar continuamente.
  4. Saben llevar el peso y la presión del cambio.
  5. Entienden el impacto del cambio y saben enfrentarse a él.

Los que son ágiles en los resultados:

  1. Forman equipos de alto rendimiento.
  2. Saben adaptarse.
  3. Actúan de forma correcta en las primeras veces.
  4. Les motivan los desafíos.
  5. Logran las cosas contra todo pronóstico.

Dado que la agilidad no es una cuestión de tecnología o procesos sino de estructura, valores y cultura lo que realmente necesitamos son nuevos modelos mentales para diseñar y liderar nuestras organizaciones. Aplica estos puntos clave para emplear la agilidad en la organización:

  • Emplea valor diferencial con tus decisiones: Es imprescindible priorizar qué decisiones son las más importantes, es esencial conocer en qué hay que emplear el tiempo para ser productivos y alcanzar los objetivos. ¡Centra todo tu talento en tomar buenas decisiones!

  • Define claramente los roles de tus trabajadores: cada miembro del equipo de trabajo debe conocer sus labores y responsabilidades. Un claro reparto de tareas permite tomar decisiones de manera rápida y eficaz.

  • Apuesta por la innovación y la tecnología:  El talento de una empresa juega un papel importante en la toma de decisiones. Por ello, es primordial fomentar un grupo de trabajo diverso, con un ambiente acogedor, donde se pueda exhibir plenamente la creatividad y con empleados que dispongan de una buena capacidad de adaptación ante los cambios. Este talento, unido a la apuesta por la tecnología, posibilita una combinación que acerca el éxito a las compañías.

  • Acelera todos los procesos de la empresa: Importante optimizar las tareas y reducir los niveles en el esquema organizativo de la empresa para que haya una mayor relación entre quienes toman las decisiones y los propios empleados. Las organizaciones con procesos claros y efectivos tienen mayores opciones de alcanzar resultados positivos.

¡Conviértete en una empresa ágil! Capacita a tus colaboradores con los programas corporativos In Company, de Educación Ejecutiva de UTEC, experiencias a la medida en beneficio mutuo de colaboradores y empresas.

Publicado el: 
10 de Marzo