Inicio >> Noticias >> ¿Cómo sacar la innovación de la caja?
07.02.2018

¿Cómo sacar la innovación de la caja?

Programas para ejecutivos en temas de innovación buscan acercar a los profesionales del mundo de las empresas a procesos y metodologías para identificar nuevas formas de hacer las cosas o mejorar aquellas que ya existen.

Compartir

Compartir

Cuando innovamos respondemos a necesidades reales de las personas, resolviendo problemas de maneras que no habían sido pensadas previamente y que se plasman en productos, servicios y/o modelos de negocio, logrando su aceptación y usabilidad (adopción de mercado). Pero, ¿qué hace que una compañía sea innovadora y otra no?, ¿por qué algunas son una explosión de ideas y creatividad, mientras que otras están atoradas en una idea que no logra desarrollarse? Si se busca innovar de manera consistente, se tiene que tener un proceso creativo. No podemos confiar en la suerte o en que un genio visionario nos de la solución.

La innovación es un proceso crítico para toda organización y relevante a nivel individual. Este proceso es fundamental para lograr un crecimiento continuo y sustentable, pero sobre todo para mantener relevancia como corporación. No obstante, cada empresa debe diseñar su propia forma de hacer innovación, alineada con la estrategia, la visión corporativa y sus objetivos de crecimiento, asegurando que la innovación se produzca de manera consciente, no por casualidad. Por ello existen programas de innovación alineados a estos conceptos.

Para eso existen programas como IGNITE y Lean UX, que buscan potenciar las aptitudes de profesionales a través de habilidades innovadoras que les permitan brindar soluciones y generar valor en sus empresas. En estos programas participan ejecutivos de negocios que lideran y/o participan del proceso de innovación en empresas de diversos sectores como retail, telecomunicaciones, minería, finanzas, manufactura, educación, energía, entre otros. Para cada uno de ellos y, para las compañías que representan, innovar es un proceso sumamente clave para generar valor y un crecimiento sostenible.

Recuerdo el caso de José Escudero, Gerente de Desarrollo de Negocios de Telefónica, quien participó en el primer grupo del programa IGNITE. José aplica lo aprendido en innovación corporativa, ya que actualmente trabaja en temas de mejora continua, empleando las herramientas que aprendió en el desarrollo de sus procesos y espera resultados de impacto en el próximo mes, tiempo en el cual inicia la gestión de una nueva iniciativa en innovación.

Del mismo modo, Gisselle Ripamonti, Co-Directora de la ONG de educación Proyéctate, se encuentra enfocada en empoderar a jóvenes adolescentes. Utiliza lo aprendido para su nueva currícula, que se lanzará en agosto del presente año, tomando en cuenta que aplicar las herramientas en casos reales es esencial, porque ayuda a adaptarte al cambio, a tener una mentalidad flexible y abierta, para poder enfrentar desafíos complejos con un alto grado de incertidumbre. Las organizaciones se mantendrán vigentes si se adaptan a los cambios que experimentan sus consumidores y el contexto, innovando en sus productos, servicios, marcas, experiencias y estrategias. Es así que el enfoque de estos programas se centra en ser esa plataforma de aprendizaje que para generar un proceso de innovación a través de la teoría y la experimentación. 

4 CLAVES PARA PENSAR FUERA DE LA CAJA

- El cambio innovador debe venir del líder (CEO), sino es muy difícil que un departamento pueda dirigir al resto de la compañía.

- Las organizaciones deben generar talento y forjar a sus agentes de innovación para que puedan transformar ideas en valor.

- Se recomienda a los profesionales empezar en pequeño - probar y equivocarse rápido – para que puedan lograr quick wins y generar credibilidad en los procesos.

- La innovación se distribuye en 3 horizontes: con modelos de negocios estables, emergentes y disruptivos. Al innovar no debemos perder de vista al segundo y tercer horizonte. 

UN PROGRAMA DE INNOVACIÓN

Es importante que los programas de innovación introduzcan temas y tendencias que provoquen la reflexión, brindando un panorama acerca de los retos y tendencias que están enfrentando las organizaciones y las personas, e invitando al cuestionamiento de los participantes sobre hacia dónde van y lo que necesitan hacer hoy. Así mismo, es necesario que ellos alcancen las mejores prácticas de gestión y articulación de la innovación, para llevar la solución diseñada a una implementación confiable y realista, que sea viable, factible y de respuesta a una necesidad real. Métodos de diseño e innovación como Design Thinking, Lean Startup, UX, Prototyping  y Scrum son bases importantes para que los participantes de programas como éstos, puedan sumergirse en retos y soluciones a problemas y necesidades de clientes, con el objetivo de profundizar más en el conocimiento de dicho problema o necesidad.

En el caso de UTEC, IGNITE ofrece experiencias con instituciones comprometidas con innovación de alto impacto como Laboratorio 51 –centro de innovación de la PCM–, mientras que con Lean UX generamos oportunidades de alcanzar desafíos reales a través de servicios, como la Línea 1 del Metro de Lima, donde pueden explorar, crear, estructurar y validar prototipos avanzados o pilotos de la solución, idealmente en un contexto real. Reconociendo el papel clave de la innovación como motor de crecimiento y prosperidad económica, UTEC busca contribuir con el desarrollo del talento. Pero estamos hablando de un camino que aún estamos por recorrer, pues de acuerdo con el ranking del Global Innovation Index publicado en 2017, el Perú ocupa el puesto 70 de 127 economías evaluadas en términos de un entorno favorable y resultados en relación a la innovación.

Este ranking mide el ecosistema legal, la educación, la infraestructura y el grado de desarrollo empresarias; y actualmente estamos por debajo de otros países de la región como Chile, Costa Rica, México, Panamá, Colombia, Uruguay, Brasil. Lo indicado obedece también a la pobre inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) que tiene el Perú. Según informes del Ministerio de la Producción, nuestra inversión llega apenas a 0,15% del PBI, mientras que el promedio de los países de la región alcanza el 0,7%, y en economías desarrolladas el 2,5%.

En este contexto, resaltamos lo imperativo y urgente de hacer un llamado a la acción por parte del gobierno, empresas privadas y públicas, e instituciones educativas, a que sumen a los esfuerzos por incrementar el desarrollo de ideas innovadoras. Esperamos que los primeros egresados de estos programas de innovación sean esos agentes que activen los disparadores de la creatividad y de la colaboración multidisciplinaria, para crear, mejorar o rediseñar iniciativas que generen valor en cascada, a través de las personas, impulsando a las organizaciones y teniendo un impacto positivo en el país. Las organizaciones necesitan crecer orgánicamente y la innovación se presenta como un conductor crítico de dicho crecimiento, a través de sus profesionales y colaboradores. Las corporaciones deben estar organizadas para fomentar la innovación y crecimiento sostenible, teniendo la habilidad para interpretar las oportunidades, determinando cómo articular sus recursos, diseñar sus procesos y contar con criterios claros para mantenerse vigentes y sólidas. Es vital diseñar planes estratégicos de innovación sostenible, ponerlos en marcha y asegurar sus resultados. 

ESPERAMOS QUE LOS EGRESADOS DE ESTOS PROGRAMAS SEAN ESOS AGENTES QUE ACTIVEN LOS DISPARADORES DE LA CREATIVIDAD Y DE LA COLABORACIÓN MULTIDISCIPLINARIA, PARA MEJORAR O REDISEÑAR INICIATIVAS QUE GENEREN VALOR.

Fuente: Aptitus.

Por Claudia Muñoz-Nájar Directora de Educación Ejecutiva en UTEC. 
 

¿Te gusto nuestra publicación?

Suscríbete al newsletter